“CUANDO SUPE QUE MI RUTA TENÍA ASIGNADA UNA EMBAJADORA, YO REALMENTE ME PREOCUPÉ”

James Leonardo Betancourt Jaramillo, Vendedor en la ciudad de Bogotá, tuvo una de las primeras experiencias en el país de trabajar en llave con una Embajadora de Servicio. James, amablemente nos abrió un espacio para contarnos cómo fue este proceso y su visión sobre cómo se viven los Derechos Humanos en Meals.

Cuando pensamos en los Derechos Humanos, es probable que los veamos como un tema lejano y que no tiene mucha relación con nuestra vida diaria. Sin embargo, nada más equivocado que eso.

Según las Naciones Unidas, los derechos humanos son derechos inherentes a todas las personas, sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición. Entre los derechos humanos se incluyen el derecho a la vida y a la libertad; a no estar sometido ni a esclavitud ni a torturas; a la libertad de opinión y de expresión; a la educación y al trabajo, entre muchos otros.

En Meals creemos que los Derechos Humanos garantizan el respeto por la dignidad y el valor de cada persona. Nuestra historia inspiradora nos lleva a conocer a James Betancourt, Vendedor de la Regional Central, quien nos cuenta su experiencia de trabajar codo a codo con las primeras embajadoras de servicio de Meals de Colombia.

Después de mucho tiempo en el que el cargo de Embajador de Servicio era ocupado únicamente por hombres, Meals abrió la vacante para que las mujeres empezaran a desarrollar este rol. Quisimos hablar con una persona que vivió este proceso de primera mano para conocer un poco más a fondo, cuál es la experiencia real de los colaboradores al enfrentarse a estos cambios.

null

Cuéntanos algo de tu vida.

Mi nombre es James Leonardo Betancourt, soy vendedor de la Regional Central. Arranqué en Meals hace 9 años, en Cuartos Fríos, llevo 4 años en la fuerza de ventas y estoy feliz.

¿Cómo fue tu experiencia al saber que tus pedidos iban a ser entregados por una Embajadora?

Cuando yo supe que una mujer iba a ser la entregadora de mi ruta, yo sinceramente me preocupé. La ruta de la Calle 80, la de Ciudadela Colsubsidio, es una ruta que maneja bastante volumen de pedidos y de entrega de cajas. Yo, como hombre, tenía el paradigma que el trabajo fuerte es para los hombres. Y resulta que no. Definitivamente, las mujeres pueden hacer lo que se propongan hacer. Me acuerdo mucho que la primera entrega que hizo Viviana era como de $13 millones. Y eso es mucho. Yo ese día estaba super preocupado. Llamé a mi jefe Jorge y le dije: “vamos a ver qué pasa, porque la verdad estoy preocupadisimo”. Y le fue super bien. Viviana nos dejó callados a todos. Fue una gran sorpresa y estuvimos muy contentos. Inclusive, también para los clientes fue una sorpresa y lo aceptaron muy bien. Con Viviana tenemos muy buena comunicación y eso es muy importante, para que los procesos fluyan. Nos ha ido súper bien. Viviana ya lleva casi 5 meses con nosotros y está muy contenta.

Te invitamos a leer la entrevista completa, haciendo clic aquí.

¿Cómo fue el primer contacto que tuviste en el momento en que ella entró?

Yo siempre miro que entregadores tiene cada ruta con el reporte que nos envía logística, cada pedido que sale tiene al frente su respectivo embajador. Cuando yo vi a Viviana, vi su número telefónico e inmediatamente la llamé para ofrecerme para el apoyo que necesitara, le dije que con mucho gusto me podía marcar y que éramos un equipo, que íbamos a trabajar en llave, ella respondió súper amable, que por su parte también lo que yo necesitara con mucho gusto, y desde el principio entendió lo que siempre les digo, que desde el primer instante, a pesar que su cargo dice: Embajadores de Servicio, son comerciales, porque nosotros vendemos, pero la venta final la realizan ellos al momento de la entrega, siempre les recalco que son comerciales, son el vendedor final, el que realiza la entrega.

Descríbeme un poco quién es Viviana González Ávila

Cuando vi que Viviana, una mujer, iba a hacer las entregas, la verdad me preocupé, porque llegué a pensar que podría ser dócil con el cliente, o que se podría intimidar, hay clientes que son muy complicados. Pero Viviana es una persona de temple, de carácter, no se deja amedrentar por nada, y esto permite que ningún cliente pase por encima de ella. Ella es una persona muy responsable, cuando hay dificultades, como clientes cerrados, ella inmediatamente llama y pregunta James, ¿cómo hacemos para que este cliente se pueda entregar?. Esto ayuda a que la comunicación fluya, porque ya uno como vendedor llama al cliente para coordinar la hora y completar la entrega. Una mujer en la calle tiene que tener mucho carácter, hay clientes que son muy buenas personas y hay clientes que quieren pasar por encima del vendedor, e inclusive por encima del embajador, ahí es donde se necesita ese temple y ella lo tiene.

Nosotros decimos en Meals que la vivencia de los derechos humanos nos permite garantizar el respeto por la dignidad y el valor de cada persona. ¿Cómo ves todo este tema de la vivencia de los derechos humanos en la compañía?

Yo participé en el conversatorio con el jefe Mario Niño y definitivamente Meals sí respeta los derechos humanos, uno de los grandes ejemplos fue la pandemia. Si Meals no respetara los derechos humanos, quizás hubiésemos tenido despidos masivos, y esto fue el temor de muchos de nosotros cuando empezó todo este tema, no sabíamos qué pasaba o qué podría pasar. Meals nos ofreció esa tranquilidad desde el inicio, tranquilidad en que íbamos a preservar nuestros trabajos a pesar de todo lo que pasó. Como empleados sabíamos que pasabamos dificultades, que a pesar que en Bogotá se cumplía al 80 o al 90, Tolhuca cumplía al 40. Obviamente hay un desbalance, fácilmente la compañía habría podido tomar medidas, pero no lo hizo, estuvo comprometida con nosotros y con nuestras familias.
Yo tengo compañeros que aún están en casa, que no han salido a la calle porque la empresa está cuidando a sus familias, a sus papás, a los niños menores. La empresa cuida a sus colaboradores para que no se contagien y no contagien a sus familias, eso demuestra el compromiso de la empresa. Meals y Nutresa como tal han respetado y respetan los derechos humanos, yo respeto los pensamientos de otros, porque hay quien dice que no y es respetable, pero estoy seguro que el 99.9% tenemos un agradecimiento total con la compañía y lo hemos expresado en diferentes espacios.

¿Qué mensaje darías a los colaboradores de Meals respecto a los derechos humanos?

Todas las personas somos iguales, y creo que uno de los mensajes más bonitos que ha dado la compañía es con el caso del colaborador que tenemos en Floresta, Luis Alejandro González, Auxiliar de DHCO, quien tiene discapacidad cognitiva. Meals entró en la onda de la igualdad, de dar oportunidades a personas que tienen dificultades y esto me parece bien, porque a pesar de estas dificultades, las personas tienen un gran potencial. Retomando la igualdad de género, las mujeres entregadoras nos dan un mensaje importante a todos los hombres, que tenemos que pellizcarnos, porque está comprobado que las mujeres hacen de todo, son fuertes, son mamás. Es un mensaje muy bonito para todos, para que veamos que tenemos las mismas facultades, facilidades, dificultades. Yo hice un cálculo y en la empresa, inclusive en la fuerza de ventas, estamos equilibrados, no hay más hombres o más mujeres, yo creo que hacia allá tenemos que ir. Va a ser memorable cuando cuando llegue una mujer a cuartos fríos, nos va a dar un mensaje a todos sobre la igualdad, aún existe mucho paradigma que el trabajo pesado es para hombres, y no, hay que dar la oportunidad de poder compartir todos los roles por igual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

The maximum upload file size: 20 MB. You can upload: image. Links to YouTube, Facebook, Twitter and other services inserted in the comment text will be automatically embedded.

Publicar comentario